top of page

Guia Paso a Paso

Actualizado: 28 feb 2022



Es normal que te puedas sentir intimidada la primera vez que vas a usar una copa menstrual. Pero te aseguro que no hay nada que temer. Debes saber que aprenderás y te acostumbrarás con la práctica. —Puede que tardes unos días, incluso varios periodos, en sentirte diestra con el uso de la copa—Te recomendamos que experimentes con diferentes dobleces, descubrirás cuál funciona mejor para ti y con la práctica serás una maestra. Lo importante es que no te rindas e intentes hasta que lo logres, (o hasta que quieras).


Aquí encontrarás todo lo que necesitas saber sobre el uso de una copa menstrual.



Antes del primer uso


Cada primer día del ciclo debes volver a esterilizar tu copa menstrual.

Esto es super importante, ya que para introducirla en el canal vaginal, debemos asegurarnos de que esté libre de cualquier bacteria, hongo, etc.

Debes saber que estos micro organismos mueren a alta temperatura y por ello recomendamos esterilizarla en una olla con agua. Dejarla hervir es la manera de asegurarnos que el agua llega a los 100° C.



Introducimos la copa cuando el agua ya está hirviendo y la dejamos que hierva mínimo tres minutos. Mientras estas esterilizando mantente atenta esos tres minutos para evitar que el agua se evapore o la copa toque el fondo y se queme.


Si crees que se te puede olvidar:

🕚 Pon el temporizador o alarma del celular.


Si tienes uno de estos batidores de mano, lo puedes usar si gustas.👇🏻 (para nada es indispensable).




Dicho esto, NO recomendamos esterilizar en el microondas ya que es muy difícil medir la temperatura. Podrías hacerlo de esa manera sólo en caso de emergencia o porque no estés en casa. Puedes usar cualquier taza que ya tengas, (no necesitas un vasito especial para esterilizar en ninguno de los dos casos). ♻️

También debes saber que no es correcto colocar la copa en un vaso y vertirle agua hirviendo ya que al hacer esto el agua inmediatamente estará bajando su temperatura, por ende no estaría quedando esterilizada.



A tener en cuenta:


No es necesario esterilizar la copa entre usos, durante el periodo. Entre usos, sólo la debes enjuagar con agua, pero si prefieres usar jabón, es importante usar uno sin perfumes y con un pH equilibrado como el OrganiWash.


Asegúrate de que los orificios de la copa estén completamente limpios antes de volverla a introducir. Para esto, llena la copa con agua, pon tu palma sobre los bordes y aprietala para que el agua salga por los orificios de ventilación.


Si quieres conservar mejor tu copita, puedes volver a esterilizarla al final de tu periodo y guardarla en su bolsita de tela.




Paso 1: Cómo introducir una copa menstrual



Lava tus manos

Recuerda que adicional a la esterilización de la copa, es super importante el lavado de manos con agua limpia y un jabón para manipular la copa.



Ubica la cavidad

Antes de intentar insertar la copa menstrual, ubica la abertura de tu vagina. Explora y conoce tu cuerpo. Te puedes ayudar con un espejo o con los dedos para encontrar tus labios vaginales, que cubren la entrada.


Sé paciente

Ve despacio. Se necesita la experiencia de varios periodos para sentirse una profesional de la copa. Está bien si se siente raro al principio. Será cuestión de práctica.


Dobla la copa

Existen varios métodos para doblar la copa, estas son dos de las más populares así que ¡experimenta y encuentra tu favorita!


Te recomendamos que pruebes uno a uno para practicar y así descubrir el que mejor funcione para ti.



Dobles en C

Éste es posiblemente el tipo de doblez más usado, por ser el dobles más intuitivo cuando empiezamos a usar la copa menstrual. Sólo debes doblar la copa por la mitad y mantenerla firme para que no se abra hasta que la hayas introducido suavemente dentro del canal vaginal.

Ten presente que no siempre abre tan fácil dentro del canal vaginal por lo que podrías tener fugas si no verificas que haya quedado abierta.





Dobles en V

Este es el tipo de doblez que más recomendamos ya que es práctico y usualmente abre fácil en el canal vaginal. Una de sus ventajas es que facilita la entrada de la copa gracias a que el diámetro de entrada se reduce.

Sólo debes empujar el borde de la copa hacia la base y mantenerla apretada para que no se abra hasta que la hayas introducido.







Dobles en 7

Este es otro de los recomendados, solo debes aplanar la copa y doblar una mitad hacia abajo y mantenerla firmemente para que no se abra hasta que la hayas introducido.



Paso 2: Es momento de relajarse


Es importante que estés relajada para que no tenses los músculos de la vagina y se dificulte la insercion de la copa. Así que busca una posición en la que estés cómoda y si es necesario pon tu canción favorita.

Para introducirla puedes acostarte, ponerte en cuclillas, estar de pie ó sentarte en el inodoro. Esta última es la que más recomendamos para empezar. Con los días descubrirás la posición más cómoda para ti.



Regularmente el flujo vaginal permite que la copa se deslice fácilmente. Si en el momento que la estas insertando esto no es así, no la introduzcas a la fuerza ya que podrías lastimarte. Puede que te vaya bien utilizar agua o un lubricante a base de agua para facilitar la inserción.

Inserta y suelta

Inserta la copa doblada (usando cualquiera de los dobleces recomendados) y cuando toda la copa esté dentro, retira los dedos para que se abra. Si la copa menstrual se ha insertado correctamente, es posible que oigas un leve “plop” o un sonido de succión, lo que significa que la copa se ha abierto y se ha creado el efecto vacío necesario. No te preocupes si no lo oyes, no todas lo percibimos igual. Para verificar que la copa haya quedado abierta, pasa con delicadeza el dedo índice alrededor de la base de la copa: debería notarse redonda u ovalada y no presentar pliegues perceptibles.



Rota

Si notas alguna abolladura o pliegue en la base de la copa y no estás segura de que se haya abierto o generado el efecto de vacío, puedes apretar con delicadeza la base de la copa y rotala para que se termine de abrir.


TIP: Luego de que la copa esté abierta dentro de la vagina, busca el tallo y tira de él un poco hacia afuera. Si notas un poco de resistencia es que el sellado de la copa con la pared vaginal se ha realizado correctamente.

La copa menstrual debe introducirse completa, incluso el tallo debe quedar completamente adentro. Ya que si lo dejas por fuera, seguramente rosará con los labios de la vagina y será muy incómodo.

Si consideras que el tallo está muy largo, puedes recórtalo con una tijera, para ajustarlo a tu preferencia.





Úsala hasta por 12 horas



Gracias a su capacidad de recolección, puedes pasar varias horas sin cambiarte. La cantidad de horas va a variar dependiendo de tu flujo.

Una de las ventajas de utilizar una copa menstrual es que puedes llevarla hasta 12 horas seguidas, por lo que, una vez insertada, puedes dejarla ahí el resto del día o toda la noche.

Si tu flujo menstrual es muy abundante, puede que debas vaciarla con mayor frecuencia.



Según el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido, se pierden en promedio,

entre 5 y 12 cucharaditas de sangre con el periodo; por lo que es posible que te

lleves una sorpresa cuando veas lo poco que sangras realmente.


La copa puede contener más líquido que 3 tampones tamaño XL. Al principio te recomendamos vaciar la copa menstrual más a menudo, para que te familiarices con la copa y con tu flujo.



Paso 3 : Cómo retirar una copa menstrual


Lava tus manos

Es importante el lavado de manos con agua y jabón también al momento de retirar la copa.



Es momento de relajarse, todo va a salir bien

Encuentra una posición que te resulte cómoda: en cuclillas, sentada en el inodoro o de pie. Estar relajada es esencial, ya que retirar la copa menstrual será más difícil si estás tensa.


Puja

Si sientes que la copa se subió un poco, no pasa nada. Solo debes pujar un poco y ella descenderá.


Retira

Tira ligeramente del tallo hasta que puedas tocar la base. Presiona suavemente la base de la copa para romper el efecto de vacío y así retirarla.



Evita sacar la copa tirando del tallo, puede resultar molesto y podría provocar que se rompa el tallo. Además, el tallo no tiene ninguna estabilidad para sostener el contenido de la copa.


Vacía y lava

Una vez que hayas retirado la copa menstrual, vacía el flujo recogido en el inodoro o el lavamanos, enjuaga la copa con agua (no olvides los orificios de ventilación) y vuelve a insertarla.


Si te encuentras en un baño público o sin acceso a agua limpia, puedes utilizar papel higiénico para limpiar la copa y ya la enjuagarás cuando puedas con agua.


TIP:

Puedes llevar una botellita de agua para las ocasiones que sabes que no tendrás fácil acceso para lavarla.




Reinserta nuevamente o guárdala

Cuando la copa menstrual esté limpia, vuelve a insertarla como se indica en el Paso 1.

Y si tu periodo ha finalizado: Pon a hervir la copa durante 3-5 minutos en agua para esterilizarla, y guarda la copa en la bolsita de algodón.



Esperamos esta guía te sea de mucha ayuda 🤲🏼 si tienes alguna duda que no haya sido aclarada acá, no dudes en escribirnos.

151 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page